El agua regenerada protagonista del día mundial del agua

Tiempo de lectura: 4

El agua regenerada protagonista del día mundial del agua

Tiempo de lectura: 4

Hoy se celebra el Día Mundial del Agua, uno de los recursos más necesario en nuestras vidas y a la vez uno de los que sufre mayor escasez. Unas de las razones que provocan este estrés hídrico es la extracción excesiva de agua derivada de la gran demanda de consumo interno y de regadío. A su vez, el cambio climático y el aumento de la población contribuyen a que esta escasez pueda agravarse en un futuro próximo. Esta problemática queda reflejada en cifras donde al menos el 11% de la población europea y el 17% de su territorio se ven afectados por la escasez del agua.

Ante esta situación, el uso de agua regenerada (i.e. aguas residuales tratadas con los estándares exigidos para un determinado uso) se convierte en una fuente alternativa de suministro de agua incluyéndose en las principales estrategias internacionales, europeas y nacionales. Un ejemplo de ello es el Objetivo de Desarrollo Sostenible sobre el Agua (ODS 6), promovido por la ONU, que se dirige especialmente a un aumento sustancial del reciclaje y reutilización segura del agua a nivel mundial de cara al 2030.

El agua regenerada es considerada como una fuente de suministro de confianza capaz de cubrir los picos de mayor demanda e independiente de los periodos de sequía y las variaciones climáticas. Esto supone un beneficio para las actividades agrícolas ya que pueden reducir el riesgo de pérdida de cultivos, de ingresos, así como disminuir el uso de fertilizantes adicionales. Comparada con otras fuentes de suministro de agua como la desalinización o el trasvase, el agua regenerada supone menores costes de inversión y energía contribuyendo además a la reducción de gases efecto invernadero. Reutilizar el agua amplía además su ciclo de vida y contribuye a preservar los recursos hídricos en consonancia con los objetivos de economía circular.

Actualmente se reutilizan de forma anual alrededor de 1.000 millones de metros cúbicos de aguas residuales previamente tratadas, suponiendo aproximadamente el 2,4% de los efluentes de residuales urbanas y menos del 0,5 de las extracciones anuales de agua dulce de la UE. Este hecho ha impulsado a la Comisión Europea a regular el uso de agua regenerada.

El pasado 28 de mayo de 2018 se adoptó la propuesta de la Comisión de un Reglamento del Parlamento Europeo destinado a los requisitos mínimos para la reutilización del agua cuyo objetivo es paliar la escasez de agua en la Unión Europea y crear una herramienta que gestione todos los recursos hídricos de Europa de forma eficiente.

La propuesta establece requisitos mínimos de calidad que aseguren la reutilización segura de aguas residuales urbanas para el riego agrícolas y que garanticen igualdad de condiciones para los operadores que producen y suministran aguas regeneradas, así como para los agricultores. También se propone establecer requisitos de control armonizados tanto a la salida de la instalación de generación como sobre la frecuencia de los controles de cada parámetro de calidad; abordar otros posibles riesgos para la salud y el medio ambiente; fijar un procedimiento de autorizaciones por cual el operador de la instalación necesitará la autorización de la autoridad competente para suministrar aguas residuales y su posterior reutilización; y por último, asegurar la transparencia de información relativa a cualquier proyecto de reutilización del agua y la disponibilidad de dicha información para el público.

Desde el pasado mayo la propuesta ha sido analizada en cuatro reuniones del grupo de trabajo “Medio Ambiente” del Consejo Europeo donde las principales cuestiones que han surgido durante el debate han sido la flexibilidad que debe ofrecer la Unión Europea para cada estado miembro y la rigidez de los requisitos mínimos respecto a la calidad del agua regenerada.

Las opiniones sobre la modificación de la propuesta de Reglamento son muy distintas entre los estados miembros. Por un lado, hay países que ya reutilizan aguas residuales y temen que si se realizan cambios considerables en el reglamento repercutan en su sistema de legislación nacional; por tanto, prefieren que el reglamento sea flexible a las características de cada estado. Por otro lado, hay países que no sufren la escasez de agua y por ello, consideran que deberían excluirse de la aplicación del reglamento.

Finalmente, el 12 de febrero de 2019 el Parlamento Europeo aprobó con 588 votos a favor, 23 en contra y 66 abstenciones, una resolución legislativa para la propuesta de reglamento del Consejo sobre la reutilización del agua. Tras la primera lectura, la propuesta quedó modificada de la siguiente manera:

  • El reglamento establece los requisitos mínimos para la calidad y monitoreo del agua regenerada y la obligación de llevar a cabo tareas específicas de gestión de riegos.
  • El reglamento debe garantizar que el uso de agua regenerada sea seguro para para la salud humana y animal, y para el medioambiente, reduciendo los efectos adversos derivados del empleo de este tipo de agua.
  • Los Estados miembros deben asegurar que los recursos hídricos destinados al consumo no estén mezclados con el agua reutilizada.
  • Los operarios encargados de las instalaciones de aguas regeneradas deberán garantizar que las medidas de gestión de riesgos, recogidas dentro del Plan de Gestión de Riesgos sobre la Reutilización del Agua, se encuentran completamente establecidas dentro de las instalaciones.
  • Una vez se cumple este punto, la responsabilidad del operador de la instalación se convertirá en la responsabilidad del siguiente actor de la cadena.
  • Los operarios tendrán que mantener el nivel de calidad del agua regenerada, que se encuentra dentro de la infraestructura de distribución de agua regenerada, al menos en el mismo nivel de calidad que el establecido en el Anexo I del reglamento.
  • Si el usuario final sospecha que el agua regenerada no cumple con los requisitos mínimos establecidos en el reglamento, deberá: (i) informar de inmediato a la autoridad de salud correspondiente aportando todas las pruebas disponibles; (ii) cooperar con la autoridad competente correspondiente para verificar y determinar los motivos de la sospecha y la posible presencia de sustancias o valores no autorizados.
  • Los Estados miembros podrían permitir el uso de agua regenerada para otros fines, como la reutilización industrial del agua y para fines recreativos y ambientales, siempre que se garantice un alto nivel de protección de la salud humana, los animales y el medio ambiente.
  • La Comisión deberá introducir un método que permita medir la presencia de microplásticos en aguas reutilizadas en un plazo máximo de un año y que puede estar sujeto a requisitos adicionales
  • En caso de incumplimiento, la autoridad competente exigirá al operador de la instalación correspondiente, que tome las medidas necesarias para restablecer rápidamente el cumplimiento del reglamento e informe inmediatamente a los usuarios finales.
  • También se propone que la Comisión lleve a cabo una evaluación del reglamento a partir de la entrada en vigor del mismo en un plazo máximo de 5 años.
¿Te ha resultado interesante?
Related Post
Noticias

InnoWise Scale: innovaciones del agua accesibles para todos

Tiempo de lectura: < 1 minuto Dispuesto a hacer un cambio y luchar contra la escasez de agua? Estamos felices de presentarte InnoWise Scale, una iniciativa …

Read More
Noticias

Presentación del primer jardín hidropónico regado con agua regenerada en Málaga

Tiempo de lectura: 3 minutos El pasado 21 de julio tuvo lugar la presentación de Vertical Ecosystem, el proyecto en el que hemos trabajado durante 6 …

Read More
Noticias

10 startups han sido seleccionadas para la EIT Food Accelerator Network

Tiempo de lectura: 2 minutos La EIT Food Accelerator Network en Bilbao da la bienvenida a las nuevas startups el pasado junio de 2022. Las nuevas empresas elegidas se …

Read More